Estos son algunos remedios caseros que utilizan en algunas zonas con la miel aprovechando sus propiedades y beneficios.

Para el resfriado: en ayunas, mezclamos el zumo de un limón con miel.

Para la tos: Hervir un limón en agua que lo cubra durante 10 minutos o hasta que se ablande la corteza. Cortar por la mitad y extraer el zumo. Colocar el zumo del limón en un vaso. Agregar 2 cucharadas de miel. Tomar 1 cucharadita cada 4 horas.

Para las heridas: actúa como cicatrizante y desinfectante pero siempre en heridas superficiales y quemaduras caseras. Aplicar un poco sobre la herida.

Para trastornos intestinales o diarreas: Disolver miel en una jarra con agua y tomar como bebida diaria. Actúa eficientemente como antiséptico de la flora intestinal, especialmente si se trata de niños lactantes.

Antiinflamatoria: reduce el dolor y la hinchazón, mejorando la circulación. Se utiliza mucho para reducir la inflamación y molestias de las hemorroides.

Para el asma: Hervir, a fuego lento, 1 cebolla pequeña, 2 dientes de ajo y medio litro de jalea real, por espacio de 30 minutos. Dejar enfriar el preparado y añadir entonces la miel. Alternar 1 cucharada del preparado y 1 cucharada de miel cada dos horas.

Para el sistema nervioso: Tomar 1 cucharadita de miel, seis veces al día, le proporcionará tranquilidad y sosiego. Puede añadir en un vaso de leche para descansar más fácilmente.

Para la resaca: Combinar media taza de miel con media taza de pomelo y hielo picado. Tomar a la hora antes de asistir a una fiesta para atenuar, en parte, los efectos del alcohol ingerido.

Para el insomnio: Mezclar 2 cucharaditas de vinagre de manzana con 2 de miel en una taza de agua. Tomar un cuarto de taza antes de acostarse o Mezclar 2 cucharadas de miel con el jugo de 1 limón o de 1 naranja  en medio vaso de agua tibia,  Tomar antes de acostarse.  Se recomienda que la miel  sea la más oscura posible para lograr mejores resultados.

Para las afecciones hepáticas: Diluir 2 ó 3 cucharaditas de miel de romero, endulzando una taza de infusión de enebro.

Para la ictericia: Hervir 30 gramos de salvia en1 litro de agua durante 10 minutos y luego endulzada con una cucharadita de miel. Tomar tres tazas al día.

Para el acné: Hervir 40 grs. de hojas de saúco en un litro de agua durante 10 minutos. Retirar del fuego y dejar enfriar. Tomar una taza diaria endulzada con miel de romero.

Para aclarar las manchas del rostro: Mezclar 1 cucharada de yogur, 1 cucharada de harina de arroz y 1 cucharadita de miel hasta formar una pasta (si desea que esté más compacto, puede añadir más harina de arroz).   Aplicar sobre el rostro y dejar puesta por 15 minutos y retirar con agua fresca.

Recordamos que son remedios caseros.