La capital cacereña, estandarte de la excelencia gastronómica de Extremadura, amén de referente para los más finos paladares gracias a su gran despensa natural, se ha alzado por méritos propios con la capitalidad española de la gastronomía 2015.

Cáceres acoge y sorprende por igual, no solo por albergar el tercer conjunto monumental de Europa, sino por ser además el escenario ideal de un paseo gastronómico por las excelencias culinarias de Extremadura. Recetas heredadas de las culturas romana, árabe y judía, unidas a la cocina tradicional española, permiten considerar la cacereña como una auténtica cocina de fusión. Así, en la ciudad se puede disfrutar tanto de la gastronomía extremeña más tradicional como de las propuestas más innovadoras, en restaurantes de reconocido prestigio nacional e internacional.

La tierra extremeña nos deja productos de calidad que llenan de sabor y exquisitez los platos con los aromas y sabores del jamón ibérico, los quesos, el pimentón, las cerezas, el aceite de oliva, la ternera, el cordero, y el vino. No en vano, Extremadura cuenta con 8 Denominaciones de Origen y 2 Indicaciones Geográficas Protegidas.

Pero la gastronomía cacereña no sólo se saborea, también se vive a través de tradiciones y experiencias, ya que en Cáceres y su entorno se celebran rutas y fiestas relacionadas con el buen yantar, como la Fiesta del cerezo en flor, declarada de Interés Turístico Nacional, la Feria Nacional del Queso de Trujillo, y las rutas del Jamón Ibérico Dehesa de Extremadura o del Vino Ribera del Guadiana.

Un mundo de experiencias y sensaciones que harán las delicias del viajero en Cáceres, capital de la gastronomía española en 2015, designada como tal por la Federación Española de Hostelería y la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo.

 

(Este mes de Marzo estará dedicado a la miel Villuercas-Ibores)

logo