Cuando pensamos en recetas de cordero siempre se nos vienen a la cabeza las chuletillas, piernas o paletas pero, ¿Qué pasa con el cuello y la falda? son dos partes del cordero a las que no se les da tanta importancia y la verdad es que son muy ricas. Hoy os proponemos dos recetas muy fáciles y sabrosas con estas dos piezas.

CHURRASCOS DE CORDERO CON PIMIENTOS DEL PADRÓN

Vamos a tardar unos 40 minutos en hacerla y es para 4 personas aproximadamente.

  • 1 kg de falda de cordero
  • 250 g de pimientos del Padrón
  • aceite de oliva
  • pimentón de la Vera
  • ajo
  • sal

Empezaremos haciendo un adobo con aceite de oliva, pimentón de la vera, ajo machado, sal y alguna especia que tengamos en la cocina como romero, orégano... y metemos la falda-churrasco de cordero para que se adoben, dejamos un rato, si lo hacemos la noche anterior mejor para que cojan todo el sabor.

Ponemos en una bandeja de horno y los asamos a 170ºC durante 35 minutos aprox. dependiendo del horno, lo ideal es dejarlo bien crujiente. Un ratito antes de sacar el churrasco del horno, freímos los pimientos hasta que estén dorados, los sazonamos y ya están listos para emplatar

CUELLO DE CORDERO A LA PEPITORIA

En esta vamos a tardar 1 hora, es muy fácil y para 4 personas aproximadamente.

  • 12 rodajas de cuello de cordero ( pedírnoslo en las observaciones para que os lo mandemos cortado)
  • 1 cebolla
  • 2 ajos
  • 40 g de miga de pan
  • 420g de piñones
  • 2 huevos cocidos
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1/2 litro de caldo de carne
  • un poco de azafrán
  • aceite de oliva
  • harina
  • 1 hoja de laurel
  • perejil
  • sal y pimienta

Salpimentamos y enharinamos las rodajas de cuello. En una cazuela amplia doramos las rodajas o collares hasta que estén dorados y los retiramos. En el mismo aceite freímos los piñones y la miga de pan, retiramos y pochamos la cebolla en el mismo aceite, si vemos que hay mucho aceite quitamos el sobrante, cuando esté hecha la cebolla añadimos el perejil, los ajos picados o machados y dejamos dorar.

Añadimos las rodajas, la hoja de laurel y el vino blanco y dejamos reducir a fuego medio.

En un mortero, machamos la miga de pan y los piñones y lo incorporamos a la cazuela, añadimos ya el azafrán y el caldo de carne, tapamos y cocinamos unos 45 minutos a fuego medio.

Corregimos de sal y servimos con perejil fresco y huevo cocido todo picado.

 

Como veis dos recetas muy distintas pero con mucho sabor.

Si tenéis alguna receta que os gustaría compartir dejárnosla en un comentario y la publicaremos en nuestro blog, por supuesto, tendréis un detallito en el próximo pedido!

Espero que os gusten las recetas.