dehesa

“Carne de la tierra, intenso sabor de vida, de naturaleza, de jornadas de sol y suave brisa, aroma de fresca hierba, de esfuerzo y cariño en la crianza y la elaboración. Alimento de sensaciones que invade nuestro ser con la fuerza y la energía de nuestros campos.

Armonía de colores intensos, llenos de valentía. Sabores indescriptibles habitando en nosotros. Alegras y engrandeces con tu presencia nuestra mesa, convives en nuestras fiestas y las llenas de sabor y sensaciones.

Carne de dioses proporcionada a mortales que sacia nuestro apetito y provoca experiencias vitales incomparables, eres parte de nosotros y conquistas nuestro paladar con tu textura, sabor, armonía y sencillez.

Ibéricos de una tierra, carne de una vida, alimento eterno, esencia de Extremadura”.

“Un sabor que perdure y que nos entusiasme se convertirá en un instante de vida, en un bocado de felicidad y en uno de los pocos y maravillosos recuerdos que podamos volver a vivir como realidad”