El abanico de bellota es un tipo de carne que te sorprenderá seguramente. ¿Te apetece descubrir sus propiedades y cómo cocinarla?

¿En qué parte del cerdo ibérico está el abanico de bellota?

El abanico de bellota ibérico es la pieza de carne que se encuentra exactamente entre las costillas y la piel. Recibe ese nombre por su peculiar forma. Es una de las partes más jugosas, ya que tiene grasa infiltrada en finas vetas.

Propiedades nutricionales del abanico de bellota

Si cuidas tu alimentación, es normal que quieras conocer el contenido nutricional de lo que comes. Te indicamos que 100 gramos de abanico ibérico contienen:

  • 225 calorías;
  • 22,12 gramos de proteínas;
  • 0,03 gramos de carbohidratos;
  • No contiene azúcar;
  • 14,45 gramos de grasa (5,19 gramos de grasa saturada; 1,35 de grasa poliinsaturada);
  • 72 mg de colesterol;
  • 62 mg de sodio;
  • 359 mg de potasio.

Debido a su alto contenido en proteínas, es excelente para los que quieran fortalecer su musculatura. Recuerda que la carne fresca de cerdo ibérico contiene menos grasa que la del cerdo blanco y es más saludable. Su sabor es mucho más agradable y te permite experimentar para conseguir unos platos exquisitos.

Dos recetas fáciles con abanico de bellota

Te ofrecemos dos propuestas muy saludables que podrás preparar sin ningún tipo de complicación. Anímate a llevarlas a tu mesa para sorprender a tus invitados.

Abanico de bellota ibérico a la brasa con guarnición de verduras

Calcula un abanico para cada dos personas. En lo que respecta a las verduras, apuesta por los espárragos, el tomate y los pimientos principalmente. Es recomendable añadirle a la carne sal gruesa, pimienta negra molida y hierbas aromáticas al gusto.

Los siguientes pasos te ayudarán a cocinar la carne de manera más eficaz y respetando su textura:

  • Enciende la barbacoa con leña y ve controlando el fuego.
  • Elimina los restos de grasa que pueda tener la carne. Córtala en tiras.
  • Abre las verduras por la mitad para que se asen al mismo tiempo que la carne.
  • Prepara un majado con un diente de ajo, las hierbas aromáticas que prefieras, sal y el zumo de medio limón.
  • Cuando tengas las brasas solo tienes que poner una parrilla. Pon las verduras unos 5 minutos antes que la carne y ve asándolas. Es el turno de la carne, añade la sal gorda y la pimienta al lado que ya está asado. Con vuelta y vuelta es suficiente.
  • Pon la carne en un bol y añade el majado. Mezcla bien y sirve. Remata con las verduras. Puedes añadir un chorrito de aceite de oliva y un poco de sal.

Esta propuesta es una opción perfecta para una comida familiar o con amigos. Obtendrás una carne crujiente y con todo el sabor de la bellota.

Abanico de bellota ibérico al horno con patatas

La cantidad de abanico es la misma que en el caso anterior. Añade 500 gramos de patatas, un vaso de vino tinto, hierbas aromáticas y un poco de chocolate negro.

Es otra de esas recetas que tiene diversos matices gustativos y que te asegura una experiencia gastronómica distinta. Ten en cuenta las siguientes instrucciones:

  • Pon a precalentar el horno a 170 grados.
  • Extiende la carne en una bandeja de horno. Añade sal, pimienta y las hierbas aromáticas que prefieras. Asa la carne unos 12 minutos por cada lado. Cuando le des la vuelta, añade la mitad del vino tinto.
  • Mientras tanto, pon en una bandeja de horno las patatas troceadas con un poco de aceite, sal, pimienta y orégano. La carne y las patatas han de asarse al mismo tiempo. Debes darles la vuelta continuamente para que se doren por igual.
  • Saca la carne del horno y vierte el líquido de la base de la bandeja en un recipiente. Incluye las hierbas aromáticas y otro medio vaso de vino tinto. Reduce la salsa al fuego durante unos minutos.
  • Sirve la carne, baña con la salsa y pon las patatas de guarnición.

El truco está en controlar muy bien la cocción de la carne para que no se haga demasiado. Las patatas han de estar doradas; no dudes en añadir el aceite poco a poco para conseguirlo. Con esta receta combinas proteínas con hidratos de carbono, por lo que el plato es bastante completo.

No olvides que el cerdo ibérico es siempre una garantía de sabor, textura y aroma. Sin duda, te encantará desde el primer bocado. Convertirlo en protagonista de tus platos te garantiza sensaciones increíbles.

Apuesta por el abanico de bellota si te gustan la calidad, la intensidad y probar nuevas texturas. Teniendo en cuenta la información anterior, seguro que no tardas en decidirte. Imagínate degustando un trozo de carne que se deshace al usar el cuchillo. No rechaces una oportunidad única para disfrutar todo lo posible mientras la degustas. Atrévete a probarla, vive la experiencia.