Si las piezas a colgar están empezadas, la parte del corte tiene que quedar mirando al suelo y estar bien tapada para que no entre en contacto con el aire. Un truco que funciona es untar la zona del corte con un poco de aceite de oliva para que no se ponga rancio y taparla con un poco de papel de film trasparente. Eso sí, no los dejes olvidados por mucho tiempo ya que estarán demasiado duros para comerlos...

Leer más